Art�culos de embarazo y ovulaci�n

Cómo el estrés puede afectar la menstruación

Son varios y diversos los motivos por los cuales puedes tener un retraso en la regla de la mujer. Siendo el estrés uno de ellos y a los que hay que tener en cuenta por la presencia masiva que tiene el estrés en nuestros días.

No se sabe mucho acerca de la relación entre el estrés y la regla. Sin embargo, el estrés sin duda juega un papel en la supresión del funcionamiento del hipotálamo, que controla la glándula pituitaria – la glándula principal del cuerpo – que, a su vez, controla la tiroides y las glándulas suprarrenales y los ovarios; todas ellas trabajan juntas para administrar hormonas.

La disfunción ovárica puede conducir a problemas con la producción de estrógenos, la ovulación, u otros procesos reproductivos. El estrógeno es una hormona que ayuda a construir el revestimiento del útero y prepara el cuerpo para el embarazo. Si los ovarios no están funcionando correctamente, los efectos secundarios pueden afectar el ciclo menstrual, incluyendo la pérdida de períodos o períodos irregulares.

estres-mujer

El cuerpo es sensible a las interrupciones inesperadas . La preocupación excesiva puede hacer que el sistema digestivo se active demasiado, causando síntomas de estrés como la diarrea, micción frecuente y el dolor abdominal. Así mismo, el sistema pulmonar puede responder con respiración rápida .

El sistema reproductor femenino también puede verse afectado. Para algunas mujeres , el estrés puede desempeñar un papel importante a la hora de causar períodos irregulares o perdidas. Cuando los niveles de estrés aumentan, existe la posibilidad de que tu periodo menstrual se detenga temporalmente. Este fenómeno es conocido como amenorrea secundaria.

Efectos del estrés durante el embarazo

El embarazo es uno de los regalos más bellos de la naturaleza le dio el sexo femenino de cualquier especie. Es el pináculo final de ser una mujer y cada mujer debe ser capaz de disfrutar de su embarazo y de los cambios que trae consigo.

Dicho esto, no todas las mujeres pueden tener un embarazo sin estrés ya que el estrés es parte de una rutina diaria de los humanos. Hay un montón de factores que pueden causar estrés. Éstos incluyen los relacionados con las cosas diarias de la mujer ocupa así como los relacionados con el embarazo en sí.

El estrés estimula el cuerpo para secretar las hormonas y también afecta a la tasa de latidos del corazón, la presión arterial y otras funciones vitales.

estres embarazo

Todos estos factores tienen una influencia directa sobre el crecimiento del feto en el útero. El “cómo” y “por qué” puede no ser muy claros, pero la conexión no se puede negar.

Los médicos coinciden en que no es sólo un cuento de matrona que es mejor tener un embarazo feliz en lugar de una estresante. El estrés es una parte natural de la vida y también del embarazo, una mujer no sólo tiene que manejar su rutina diaria, sino también los cambios que vienen con su condición física.

Los cambios en el cuerpo, la gente a su alrededor e incluso los cambios futuros a punto de ocurrir en tu vida se convierten en razones para la presión emocional.

En cierta medida el estrés es bueno ya que ayuda a la madre a tener un sentido de control sobre la situación y prepara al bebé por nacer a entrar en el mundo. Pero la pregunta clave es la de ¿qué cantidad de estrés es demasiado?. Los médicos no han sido capaces de definir esto, pero es un hecho que va a variar de una mujer a otra. Lo que es seguro es que una madre puede sentir la tensión a un bebé inquieto dentro de su vientre.

El estrés puede llevar a complicaciones como parto prematuro, que en su momento será seguido por una variedad de cuestiones que tengan repercusiones en la vida futura del niño.

Un niño prematuro es más susceptible a problemas de salud como la enfermedad pulmonar crónica, retraso mental, la mortalidad infantil y trastornos del aprendizaje. Las mujeres embarazadas pasando por un embarazo estresante tienden a tener bebés que son temperamentales y más propensos a la depresión.

Por tanto, es importante mantener la calma y feliz durante los nueve meses que están esperando. Técnicas de relajación como masajes, yoga y la meditación pueden ayudar a liberar la hormona de la felicidad de endorfinas que no sólo relaja la madre que espera, sino también al feto.

Manejar el estrés de ser positivo y en busca de razones para disfrutar de la maravillosa oportunidad de traer un hijo al mundo.

Relacionado: La infertilidad, el estado emocional y la terapia

Qué hacer con la ansiedad durante el embarazo

De la misma forma que la depresión en el embarazo, la ansiedad puede arruinar lo que debería ser uno de los momentos más felices de tu vida. Sentirse con ansiedad por el parto o la crianza de un niño, entre otras preocupaciones comunes, no es motivo de alarma. De hecho, preocuparse en cierta medida sobre estas circunstancias, que al principio parecen fuera de su control, no son más que una muestra que el embarazo es normal y que estás desarrollando los instintos maternales típicos. Sin embargo, cuando la ansiedad es severa e interrumpe en tu vida llegando a hacer que te sientas enferma es hora de buscar ayuda médica apropiada.

A veces la ansiedad severa es causada por factores psicológicos o sociológicos que no se pueden controlar. Por ejemplo, si estás en una relación poco agradable, es normal que te preocupe criar a un niño en un entorno tan inestable. Si creciste en un hogar donde se rechazaban las muestras sentimientos o donde no se preocupaban por los demás, puede hacer que tengas miedo de no ser capaz de conectar con su bebé o cuidar de él o ella de forma adecuada. Dicha ansiedad puede interrumpir tu vida cotidiana, te hace perder el sueño, dejar de comer, y te hacen sentir pánico en momentos impredecibles. En lugar de convivir con una ansiedad así, sería mejor hablar con tu médico.

Tu médico debe ser siempre un punto de partida en tu búsqueda para obtener el control sobre la ansiedad. Incluso si decides no tomar medicamentos para la ansiedad durante el embarazo, el médico te puede referir a un terapeuta. A veces, sólo expresar tus miedos a una tercera parte objetiva puede ayudar a racionalizar tus pensamientos. Del mismo modo, tu consejero o terapeuta también puede ayudarte a identificar aquellos problemas que pueden ser controlados y aquellos en cuáles puedes necesitar más ayuda antes del parto.

Así como un poco de ansiedad es normal tenerla cuando estás embarazada, la ansiedad severa es una condición prenatal legítima que merece atención médica.