Art�culos de embarazo y ovulaci�n

Encías que sangran durante el embarazo

encias-inflamadas-mujerTu vientre no es el único que se hincha en los días de embarazo. Las encías también también pueden inflamarse, enrojecer, y hacerse más sensibles y con tendencia al sangrado durante el embarazo, especialmente al cepillar los dientes y usar hilo dental.

¿Qué causa el dolor de encías y sangrado durante el embarazo?

Las mismas hormonas del embarazo que causan que tus membranas mucosas se hinchen (igual que tus senos) también provocan que las encías se inflamen alrededor de la semana 15 de gestación en adelante, haciéndolas más propensas a sangrar fácilmente. Esas hormonas también salen de tu boca más vulnerables a las bacterias y la placa, haciendo que las encías estén más sensibles durante el embarazo – pudiendo causar gingivitis y caries dental en algunas mujeres si no se trata adecuadamente.

Lo que necesitas saber

Si tus encías adquieren un color rojo intenso, con mucho dolor y sangran fácilmente (el cepillo de dientes ha tomado un tinte rosado, o estás escupiendo sangre cuando enjuagas), puede que se trate de gingivitis – inflamación de las encías suave y relativamente inofensiva. Pero la gingivitis puede transformarse en algo más serio llamado periodontitis, por lo que un buen cuidado dental es muy importante.

Si notas un nódulo en las encías que sangra cuando cepillas los dientes haz que un dentista lo vea. Es muy probable que sea un afta bucal o un granuloma piógeno (también conocido como un “tumor del embarazo”, un término que asusta a pesar del hecho de que es totalmente inofensivo).

 

Lo que puedes hacer cuando tienes dolor en las encías y sangran

Trata de visitar a tu dentista al menos una vez durante su embarazo para un chequeo y limpieza – pero asegúrete de decirle al dentista que estás embarazada, evita los rayos X, y tratar de posponer cualquier trabajo que requeriera anestesia.

Ten cuidado de tus dientes. Cepilla y usa el hilo dental dos veces al día. Pero no se confundas ser cuidadosa con ser agresiva – el cepillo debe ser suave. Un cepillado demasiado agresivo puede inflamar aún más las encías, e incluso causar lesiones, mientras que el hilo dental en bruto puede dañar el tejido sensible.

Cepille la lengua. No son sólo los dientes los que necesitan atención – cepillar la lengua también ayuda a minimizar la cantidad de bacterias en la boca.

Si sufres náuseas matutinas durante el embarazo, asegúrete de cepillar – o al menos enjuagar – los dientes y la boca después de vomitar. No sólo te desharás del desagradable sabor en la boca, también vas a eliminar el ácido y las bacterias que viene en grandes porciones junto con vómito.

Come bien. Asegúrate de que tomas suficiente vitamina C en tu dieta, ya que fortalece las encías y reduce las probabilidades de sangrado. Y cumple con tu requisito de calcio todos los días para mantener los dientes (y sus huesos) fuertes.

Evita los dulces. Trata de evitar golosinas azucaradas, sobre todo el tipo duro – especialmente cuando usted no será capaz de cepillarse los dientes inmediatamente después de tomarlas.

Te puede ayudar en tu salud dental masticar nueces o un pequeño trozo de queso, ya que tienen propiedades antibacterianas.

¿Se puede ir al dentista estando embarazada?

dentista y embarazo

 

Se sabe que cualquier tipo de medicación que una mujer toma durante el embarazo irá de su riego sanguíneo al de su hijo por nacer, lo que podría suponer un riesgo para la seguridad y el bienestar del bebé en su desarrollo. La teroría es que los médicos dentistas dicen que las intervenciones dentales de rutina, tales como limpiezas bucales y tratamientos de fluoruro, son seguros durante el embarazo. Tener una atención dentista de rutina ayuda a mantener a raya las bacterias dañinas de la boca.

El consenso general por ahora sugiere que cualquier tipo de atención que implique el uso de lidocaína, un agente anestésico de uso común, o cualquier otro tipo de anestesia debe ser evitado hasta después del parto. La lidocaína y su efecto en el embarazo no ha sido estudiado ampliamente, pero los científicos teorizan que podría afectar a la placenta y suponer un riesgo para el desarrollo del bebé. Se podría disminuir la frecuencia cardíaca fetal e incluso contribuir a la muerte prenatal. De esta forma, por ahora, se recomienda a las mujeres embarazadas que no se sometan a tratamientos que impliquen el uso de este agente adormecedor.

Los procedimientos aparentemente de rutina como extracciones y empastes pueden tener que esperar hasta que la mujer haya dado a luz y lo suficiente después del parto siendo aprobado por el médico. En casos extremos, como cuando un absceso representaría un riesgo para la salud de la madre y la de su bebé, se puede tener que pasar por el procedimiento en un hospital, donde se puede conectar a un monitor fetal. El dentista puede utilizar el mínimo absoluto de anestesia para hacer la extracción.

¿Y las radiografías?

Sobre las radiografías, los dentistas aconsejarán evitarlas durante el embarazo. La cantidad de radiación que se utiliza para una radiografía es muy baja; sin embargo, es lo suficientemente como para causar daño a un feto en desarrollo. La exposición a la radiación es conocida por causar anormalidades fetales e incluso la muerte del feto. Es por esto que un dentista por lo general no permitirá que se le hagan radiografías a una paciente embarazada.

En conclusión, se puede ir a hacer una limpieza bucal o fluoración sin problemas. Para cualquier intervención que requiera anestesia o rayos X mejor evitar ir al dentista.

Encías que sangran durante el embarazo
Vota este artículo