Artículos de embarazo y ovulación

Cómo mejorar la calidad del esperma

Mala calidad del esperma entre los hombres

Durante muchos años se ha prestado más atención a las mujeres y a los problemas de fertilidad femeninos cuando se hablaba de formar una familia.
Cuando el embarazo no se producía, a menudo era porque la mujer no ovulaba, tenía la mala suerte de tener alguna anomalía en una trompa uterina (o, en el peor de los casos, en las dos), o a lo mejor sufría un gran desequilibrio hormonal.

Hoy sabemos que los problemas también pueden deberse a una mala calidad del semen del hombre, e igualmente sabemos que es un problema que se puede tratar.

¿Cómo se sabe si la calidad del semen es baja?

Hay varios factores que pueden influir en la calidad del semen, por lo que normalmente es necesario realizar más de una prueba para descubrir si hay grandes diferencias en las muestras.
Esto significa mucho cuando se busca un embarazo y al mismo tiempo hay límites legislativos y económicos para poder conseguir ayuda en una clínica de fertilidad.

La calidad del semen es a menudo un factor determinante para que la pareja sepa cuáles son los posibles tratamientos de fertilidad y cuánto tiempo durará el tratamiento.

En un hombre normal, la calidad del semen es la siguiente:

  • Al menos 15 millones de espermatozoides por mililitro de semen fresco.
  • Al menos el 50% de los espermatozoides deben moverse.
  • Al menos el 30% de los espermatozoides deben tener una apariencia normal.

Cuanto más altos sean los números, mejor será la calidad del semen. Para un hombre con una baja calidad del semen, uno o más de los datos mencionados serán menores, o quizá muy similares.
Una buena calidad del semen depende, como puedes ver, de varios factores, ya que no es suficiente que el hombre produzca muchos millones de espermatozoides si éstos no se mueven lo suficiente como para nadar hasta las trompas uterinas y fecundar el óvulo.

O, si la mayoría tiene anomalías cromosómicas o sufre malformaciones, existe un alto riesgo de que el posible futuro bebé no sea viable o pueda tener grandes problemas en su día a día en algún momento de su vida.

La calidad del semen del hombre puede determinar que la mujer se quede embarazada

La medicina ha empezado a centrar su atención en la fertilidad masculina, ya que las estadísticas muestran que la calidad del semen de los hombres no es tan buena como debería; hay una gran discusión entre los expertos, pero parece difícil llegar a un acuerdo.

Los estudios llevados a cabo durante los últimos 15 años muestran claramente que hasta un 25% de los hombres pueden tener problemas para dejar a su pareja embarazada debido a una baja calidad del semen.

Afortunadamente hay muy pocos hombres que son totalmente estériles.

Si tenéis dudas, compra un test de concentración de esperma para tu pareja

Para un hombre puede ser una gran barrera realizar pruebas para comprobar si la calidad de su semen es baja, ya que muchos lo asocian con ser un «hombre de verdad» y se ponen nerviosos al enfrentarse a la respuesta.

Si tienes dudas sobre la calidad del semen de tu pareja, necesitas ayudarle a superar ese miedo y analizar su semen por sí mismo aunque le resulte difícil, ya que cuanto más tiempo esperéis, más puede afectar al posible tratamiento de fertilidad.

test-infertilidad-masculina

Cuanto más joven es una mujer, más fértil. Por tanto, puede influir en lo difícil que es para ella quedarse embarazada (incluso con ayuda médica) si ese embarazo no se consigue debido a que el hombre tiene una baja calidad del semen.

Para el hombre

Si eres hombre y tú y tu pareja lleváis un tiempo intentando (hasta 12 meses) conseguir formar una familia sin resultados, intenta realizar un test para comprobar la calidad de tu semen. Ya que muchos hombres descubren que tienen una baja calidad del semen que puede dificultar la consecución del embarazo, es mejor cerciorarse y buscar ayuda que vivir en la ignorancia.

Para la mujer

Debes entender que puede ser difícil para un hombre saber que tiene dificultades para dejarte embarazada.

Intenta hablar sobre lo que significa para él, para ti y para vuestra relación el hecho de testar la calidad de su semen y, sobre todo, lo que puede significar para la pareja un resultado que muestre que la calidad de su semen es baja, ya que puede ser difícil formar una familia.

Haz el test en casa y descubre cuál es la calidad del semen

Si la opción de ir al médico o buscar una clínica de fertilidad privada te queda demasiado grande, también existe la posibilidad de hacer un par de test en casa. No es totalmente exacto, pero puede dar una idea al hombre y a su pareja de cuál es la calidad del semen.

Hace diez años, los test que medían la calidad del semen del hombre solo eran capaces de decir si la muestra de semen contenía más o menos de 20 millones de espermatozoides. Aquí también ha habido avances.

Un test casero llamado Fertilityscore tiene la propiedad única que puede esclarecer si el hombre tiene una calidad del semen baja al separar los espermatozoides que se mueven de los que no tienen esa misma movilidad. De este modo, el hombre puede hacerse una idea de cuál es la calidad de su semen, de si es más baja de lo normal o no.

Aunque este test casero no puede mostrar un resultado tan exacto como el que se obtiene al realizar una prueba en un laboratorio, es un buen accesorio si el hombre no se siente preparado para ir al médico o a una clínica de fertilidad.

El test casero no se debe utilizar como sustituto de un estudio médico de la calidad del semen, sino que se debe usar para obtener un resultado aproximado de la calidad del semen.

Hay esperanza, aunque él tenga una baja calidad del semen

Como un médico especialista en fertilidad dijo una vez: «Solo se necesitan un óvulo y un espermatozoide para hacer un bebé, y de vez en cuando se consigue crear una nueva vida contra todo pronóstico».

Para una pareja que busca un embarazo y se aferra a esa esperanza puede ser difícil creer en sus posibilidades cuando hay un tratamiento de fertilidad de por medio.

Si tu marido tiene una calidad del semen reducida, quiero terminar diciendo que continuamente aparecen nuevos métodos para tratar la fertilidad, y que los médicos están cada vez mejor preparados.

No solo es una esperanza, es un hecho.

Escrito por Birgit Larsen

Durante muchos años he tratado, tanto personal como profesionalmente, temas relacionados con la fertilidad, el embarazo y el parto.

Además, soy madre de seis hijos, de los cuales dos son mellizos.