Artículos de embarazo y ovulación

Qué hacer con la ansiedad durante el embarazo

AnsiedadDe la misma forma que la depresión en el embarazo, la ansiedad puede arruinar lo que debería ser uno de los momentos más felices de tu vida. Sentirse con ansiedad por el parto o la crianza de un niño, entre otras preocupaciones comunes, no es motivo de alarma. De hecho, preocuparse en cierta medida sobre estas circunstancias, que al principio parecen fuera de su control, no son más que una muestra que el embarazo es normal y que estás desarrollando los instintos maternales típicos. Sin embargo, cuando la ansiedad es severa e interrumpe en tu vida llegando a hacer que te sientas enferma es hora de buscar ayuda médica apropiada.

A veces la ansiedad severa es causada por factores psicológicos o sociológicos que no se pueden controlar. Por ejemplo, si estás en una relación poco agradable, es normal que te preocupe criar a un niño en un entorno tan inestable. Si creciste en un hogar donde se rechazaban las muestras sentimientos o donde no se preocupaban por los demás, puede hacer que tengas miedo de no ser capaz de conectar con su bebé o cuidar de él o ella de forma adecuada. Dicha ansiedad puede interrumpir tu vida cotidiana, te hace perder el sueño, dejar de comer, y te hacen sentir pánico en momentos impredecibles. En lugar de convivir con una ansiedad así, sería mejor hablar con tu médico.

Tu médico debe ser siempre un punto de partida en tu búsqueda para obtener el control sobre la ansiedad. Incluso si decides no tomar medicamentos para la ansiedad durante el embarazo, el médico te puede referir a un terapeuta. A veces, sólo expresar tus miedos a una tercera parte objetiva puede ayudar a racionalizar tus pensamientos. Del mismo modo, tu consejero o terapeuta también puede ayudarte a identificar aquellos problemas que pueden ser controlados y aquellos en cuáles puedes necesitar más ayuda antes del parto.

Así como un poco de ansiedad es normal tenerla cuando estás embarazada, la ansiedad severa es una condición prenatal legítima que merece atención médica.