Artículos de embarazo y ovulación

Riesgos del embarazo adolescente

adolescente-embarazadaEn una entrada anterior ya habíamos visto un poco cómo son y que problemas puede tener una adolescente en el embarazo. Hoy añadiremos algunos puntos más sobre el riesgo que supone que una menor se quede embarazada.

Los riesgos que pueden correr las chicas adolescentes al quedar embarazadas son muchos, siendo los más destacados, una posible precariedad económica, y la parte física propia de su organismo sin haberse acabado de desarrollar, siendo está una etapa donde son muy vulnerables.

Los cuerpos adolescentes aún están en desarrollo, aunque la mayoría alcanzan la madurez sexual durante este tiempo de formación en sus vidas. Aún así, los cuerpos de las adolescentes todavía están creciendo y están en una condición que no es ideal para pasar por un embarazo. Aunque sean muchas las adolescentes que tienen embarazos normales, el riesgo de parto prematuro y de muerte prenatal siempre está ahí, ya que las adolescentes carecen del desarrollo físico necesario para poder tener un embarazo de bajo riesgo. Muchos obstetras clasifican los embarazos de adolescentes como de alto riesgo por la naturaleza, de hecho.

Muchas futuras madres adolescentes están desempleadas o en trabajos precarios, poniéndose ellas y sus bebés en riesgo de pobreza. A pesar de la cantidad de servicios sociales disponibles para madres adolescentes hoy en día, son muchas las que tienen dificultades para superar los desafíos de tener bajos o nulos ingresos y poder mantener los gastos del hogar y del cuidado de su bebé.

Por otra parte, el embarazo adolescente también quita oportunidades a madres adolescentes para ir desarrollarse en sus estudios y vivir una existencia adulta joven normal, hacer amigos, ampliar sus intereses y talentos, y comenzar carreras sin tener las responsabilidades que supone el cuidado del pequeño.

Debido a que es necesaria una base sólida para que las personas disfrutemos de una vida estable una vez nos independizamos de los padres, los maestros y funcionarios de salud continúan abogando contra el embarazo adolescente, ofreciendo soluciones para evitar quedar embarazada y disponer de un futuro con más oportunidades.